miércoles, 3 de agosto de 2011

Cuando la vida te presente mil razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y un razones por las cuales sonreír.

1 comentario:

  1. Lindo blog :) te sigo :) Me gusta esta entrada <3 Un beso...

    ResponderEliminar